ATZÚBIA – FORNA

Este conjunto de algo menos de 800 habitantes se encuentra en Les Valls de Pego y es la puerta a la vecina Vall de Gallinera. Su principal atractivo se encuentra en el Castell de Forna, una edificación de origen árabe y templaria, fechada en el siglo XII y que es una de las fortalezas medievales mejor conservadas de la Comunitat Valenciana. El Castell de Forna está abierto todo el año y desde él se puede ver todo el conjunto del valle.

También se puede visitar la parroquia de San Bernat o la de de Sant Vicent Ferrer, del siglo XVII. Junto a ella hay una fuente morisca de la que mana agua directamente salida de la montaña.

En cuanto a los enclaves naturales destaca el Tossal del Llop. Este paraje está acondicionado para la acampada y para el excursionismo. Cuenta en sus instalaciones con paelleros, duchas y zona de juegos.

Aunque seguramente el atractivo más famoso es La Cova de Canelobres, situada en el mismo paraje. Se puede visitar los sábados y domingos por la tarde durante todo el año.

La gastronomía de Atzúbia-Forna es muy similar a la de sus vecinos. Se pueden encontrar paellas, arroces al horno, puchero, “arròs amb costra”, las cocas escaldadas o, en el apartado de repostería, la coca-maría y los “pastissets”.

Las fiestas patronales de Atzúbia-Forna se celebran desde la segunda quincena de agosto hasta septiembre en honor a la Virgen del Rosario, al Cristo del Milagro, a la Virgen de los Desamparados y a San Francisco. También a Sant Bernat i Sant Antoni Abad. Además, entre otros festejos, Atzúbia-Forna organiza desfiles de Moros y Cristianos.

ATZUBIAA