BENITATXELL (EL POBLE NOU)

Con algo menos de 6.000 habitantes, Benitatxell es otro de los pueblos de la Marina Alta que se definen por su línea litoral y su paisaje rural. De hecho, uno de sus elementos más conocidos son los abancalamientos de vid que descienden casi hasta al mar ofreciendo una imagen en la que se unen cultura, atractivo turístico e identidad. Benitatxell, desde hace un tiempo, apuesta además por la elaboración de su propio moscatel, tanto como fruta de mesa como base para la elaboración de vino.

Dentro de su núcleo urbano se puede visitar la iglesia de Santa María Magdalena. Además del interés que tiene la construcción en si, está edificada sobre un alto desde el que se tienen magníficas vistas sobre el Montgó y la costa. También, y vinculados a la actividad agrícola, se pueden encontrar muestras del riurau, el sello arquitectónico de la Marina Alta en recuerdo a la actividad de la pasa.

Por la parte marítima, Benitatxell posee tres calas importantes: Moraig, Llebeig y la Cala dels Testos. Precisamente siguiendo la costa, que en ocasiones alcanza una altura de más de 100 metros sobre el mar Mediterráneo, se pueden seguir dos rutas de senderismo: la del Barranc dels Testos y la de los Acantilados, que une las calas del Moraig i del Llebeig. También es reseñable la montaña local, el Puig de la Llorença.

La gastronomía de Benitatxell recoge varias recetas clásicas de la Marina Alta como el puchero de pulpo, el “arròs amb fava pelada” o, en repostería, la coca- maría o los “pastissets”.

En mayo Benitatxell celebra la Fiesta de la Rosa en honor a la Virgen del Rosario. En julio celebra sus Moros y Cristianos y sus fiestas patronales.

BENITATXELL