DÉNIA

Es la capital de la Marina Alta y uno de los destinos turísticos más conocidos del Mediterráneo. Tiene cerca de 44.000 habitantes, pero en temporada alta puede alcanzar los 200.000 entre turistas de paso y aquellos que tienen aquí su segunda residencia.

La base económica de Dénia es el turismo. A eso ayuda su puerto, que es la puerta de acceso a las Baleares. Precisamente del mar le viene gran parte de su personalidad. Por un lado cuenta con 20 kilómetros de litoral turístico en los que conviven playas de arena con calas de roca. Comparte con Xàbia la joya de la Reserva Marina, rica por su belleza y variedad de fauna y flora. Por otro lado, su lonja y flota pesquera están en activo y nutren cada día marisco y pescado fresco a los restaurantes y mercados. A diferencia de otros puertos de la Marina Alta, éste ofrece además dos zonas de ocio interiores que se han consolidado en la oferta de la ciudad. Asimismo, se pueden alquilar embarcaciones o contratar excursiones hasta el Cabo San Antonio o las playas de Xàbia y Moraira.

El otro símbolo natural de Dénia es el Montgó. Esta montaña de 753 metros sirve como desahogo visual de la zona urbana y ofrece varias posibilidades para realizar excursiones y rutas de senderismo. Una de las más clásicas es la que sube a la “Creueta”. Siguiendo la línea de costa se puede alcanzar la Torre del Gerro, una construcción renacentista datada en el siglo XVI que servía para vigilar la costa de incursiones piráticas.

También es relevante, junto a la playa de la Marineta Cassiana, el Cementerio de los Ingleses, en el que se conserva una placa con un poema de John Dos Passos a la ciudad de Dénia.

Dentro de la trama urbana destaca el Castillo de Dénia, una fortaleza árabe bien conservada que domina toda la costa y ofrece unas vistas espléndidas del conjunto del pueblo y del barrio marinero.

Hay dos calles que articulan la vida de la ciudad: la calle Loreto, que alberga diferentes restaurantes de productos marineros y tradicionales, y la calle Campos, que ejerce de centro oficioso. En cuanto a sus barrios, conservan su sabor tradicional y su atractivo el barrio del Castell y el barrio de Baix la Mar.

La gastronomía de Dénia es uno de sus grandes atractivos a nivel internacional: arroz a banda, “espencat”, salazones, mariscos y guisos de pescado como el “suquet de peix”. Mención especial para la gamba roja.

Las fiestas de Dénia podrían ocupar un monográfico. Destacamos los “Bous a la mar” en julio, las Fallas en marzo y los Moros y Cristianos a mediados de agosto.

DENIA