PEDREGUER

Cuenta con menos de 8.000 habitantes y prácticamente hace de puerta entre los municipios costeros y los de interior o entre los paisajes de cultivos y los de montaña.

Por la parte de la montaña, hacia el interior, destaca la Sierra dels Molinets y la Muntanya Gran, que se abre al interior de la Marina Alta. También, el Castillo de Ocaive, el Castillo de Aixa o la Penya del Gos Flac.

Pedreguer es un pueblo rico en aguas subterráneas como así lo atestigua su intensa agricultura de regadío a lo largo del siglo XX y el trazado de cavas y acequias que recorren su huerta, fundamentalmente de naranjos.

Antes, sin embargo, su base agrícola fue de secano. Se trabajó durante mucho tiempo la pasa de moscatel y de aquella actividad tan tradicional de la Marina Alta quedan relevantes muestras como los riuraus (Pedreguer forma parte de la ruta de riu-raus de la Marina Alta), los hornos para escaldar o las estufas para acelerar el secado de la pasa.

Son lugares interesantes para visitar la Cova del Comte y la Cova del Randero; en ambas existen importantes restos prehistóricos. Así en la Cova del Comte se pueden ver pinturas rupestres únicas en el Mediterráneo y en la del Randero se exhumaron abundantes restos de utensilios del paleolítico.

Además, todos los domingos, se celebra un rastro en Pedreguer, en el polígono industrial Les Galgues.

La gastronomía de Pedreguer contiene platos como el puchero, el “polp amb penques”, las cocas, la paella, el “arròs amb fesols i naps”, el “esgarrat” o los buñuelos de calabaza.

Sus fiestas patronales se celebran del 8 al 17 de julio en honor de San Buenaventura.

PEDREGUER