PEGO

Con cerca de 11.000 vecinos, Pego es el gran pueblo arrocero de la Marina Alta, como marca su gran Marjal y su riqueza en recursos hídricos. De aquí es el famoso arroz bomba Flor de Pego, que por su calidad y sus características está considerado como una de las mejores variedades que se pueden encontrar en el mercado. Así que si vais a hacer una paella, un arroz al horno o un clásico “arròs amb fesols” ya sabéis que tiene que ser con arroz de la Marina Alta, con arroz de Pego.

 

En este sentido, es un espectáculo fantástico visitar la Marjal en las diferentes épocas del año, según esté o no inundada, así como la Font Salada o el rio Bullent-Vedat y el Racons-Molinell, famoso el primero porque cada año, el sábado antes de carnaval, acoge una pintoresca competición que consiste en bajarlo en cualquier artefacto que flote y sea de fabricación casera. Sí, es tan divertido como suena.

Como curiosidad acerca de la Marjal añadiremos que en época paleolítica ésta no existía, sino que Pego tenía mar y sus habitantes prehistóricos se dedicaban a la pesca. De hecho, la riqueza en agua y la bondad del terreno hacen que esta zona de la Marina Alta haya estado fuertemente poblada durante toda la historia; tanto en Ambra como en la Muntanyeta Verda o el Bullentó existen restos de diferentes épocas que así lo atestiguan.

Del patrimonio de Pego destacamos el Castell d’Ambra, una fortaleza musulmana del S.XIII construida sobre una cresta rocosa que vigilaba el paso a la Vall d’Ebo. También son interesantes los restos de la muralla cristiana del S.XIV y sus torres de vigilancia.

Sus edificios dedicados al culto son muy numerosos: capilla del Ecce Homo, San José, San Miguel, San Sebastián, San Joaquín, San Lorenzo… o la iglesia arciprestal de la Asunción de Nuestra Señora.

La gastronomía de Pego recoge un plato propio muy característico: el “arròs amb costra”, un arroz al horno al que se le recubre con una capa de huevo que se cocina al calor del horno y crea una cobertura esponjosa que retiene el calor durante varias horas. También se puede probar la paella de anguila y pato,  el “all i pebre” de anguila, la coca con gambas o el arroz con alubias y acelgas.

Sus fiestas patronales se celebran el miércoles posterior al último domingo de junio en honor del Ecce Homo. Y cómo no, el famosos Carnaval que se celebra en febrero.

PEGO