XÀBIA

Es una de las poblaciones más visitadas del litoral de la Marina Alta y de la Comunitat Valenciana y que mejor representan un cierto concepto de turismo mediterráneo. Tiene algo menos de 35.000 habitantes, pero en verano esta cifra se puede multiplicar por cuatro o cinco fácilmente. Para entender Xàbia hay que pensar que pese a estar concebida como unidad, se pueden distinguir hasta cuatro núcleos importantes: pueblo, puerto, arenal y diseminado de urbanizaciones. Sin embargo estas cuatro unidades son perfectamente complementarias entre sí, no solo durante los meses de verano sino también durante el resto del año.

Además, a Xàbia la definen sus 25 kilómetros de costa, que van, de norte a sur, desde el la Cova Tallada hasta la playa de la Granadella, elegida durante dos años consecutivos como la mejor playa de España y escenario de producciones de Hollywood. Este litoral además tiene un perfil muy variado: desde los grandes acantilados del Cabo de San Antonio se despliega una sucesión de playas de rocas, calas, arena y pequeños lugares recónditos, perfectos para la práctica del buceo, que hacen que sea un punto clásico de la navegación recreativa en la Marina Alta.

El mar, además de como factoría turística y elemento definitorio del paisaje, también marca una parte importante de la personalidad de Xàbia. En este sentido, su flota pesquera está en activo y vinculada a la lonja desde la que abastece de pescado y marisco a particulares, supermercados y restaurantes. Esta lonja, además forma parte del sello de calidad de AMMA (Alimentos del Mar de la Marina Alta). Y además de como sector económico, el mar funciona aquí como un vínculo cultural que sigue vivo y que da a Xàbia su sabor marinero, como se puede pulsar con solo darse una vuelta por el Puerto o por el barrio marinero.

La parte central del atractivo de Xàbia es su patrimonio natural. Después de los años de plomo del urbanismo, sigue conservando zonas fantásticas como el Cabo de San Antonio (continuación geológica de las Baleares y zona de reserva tanto de flora como de fondos marinos); el Cap Prim; el Parque Forestal de la Granadella, de 700 hectáreas de matorral y arbolado, perfectas para desconectar o salir de ruta; o el Parque Natural del Montgó, que hacia el oeste tiene su continuación en la zona de La Plana y hacia el sur se abre al llano cultivado de naranjos y vid que da su perfil agrícola al pueblo. También son muy visitados sus miradores, que desde lo alto de los acantilados ofrecen una vista inolvidable sobre el mar, la Isla del Portichol o la Isla del descubridor.

Dentro de su casco urbano se pueden visitar las zonas aledañas a la iglesia-fortaleza de San Bartolomé, del S.XIV, la capilla de Santa Ana, el Mercado Municipal, o el riu-rau dels Arnauda situado en el Parque Montaner (Xàbia pertenece a la ruta de los riu-raus de la Marina Alta).

La zona del Arenal es, por su parte, eminentemente turística, destinada a la restauración y al ocio. Y Duanes de la Mar – el Puerto – es un barrio que crece junto al mar y en el que se combinan los servicios turísticos con las instalaciones portuarias y de ocio, creando así una zona que va ganando protagonismo.

La gastronomía de Xàbia tiene una importante raíz marinera: “cruet de peix”, paella de espinacas y boquerones, arroz a banda o a la marinera. También son importantes las cocas de “mullador” o de cebolla. Y paellas clásicas como la de magro con verduras.

Las fiestas en Xàbia ocupan un lugar importante durante todo el año. Las más relevantes son las de San Juan, a finales de junio y las de la Virgen del Loreto a finales de agosto y principios de septiembre.

XABIA