XALÓ

Tiene cerca de 3.400 habitantes y, en el corazón de la Vall de Pop y atravesado por el río Gorgos, es uno de los municipios que mejor representan un cierto tipo de paisaje de la Marina Alta: el formado por campos de vid, bodegas y riu-raus. Aunque el pueblo de Xaló se asienta en llano, gran parte de su término municipal recae en las sierras de Bèrnia, Ferrer, El Castellet de la Solana y la Peña de la Mica. En puntos como La cueva de las maravillas o la cumbre de la Solana todavía se pueden apreciar vestigios de los pobladores prehistóricos.

Al igual que otros territorios de la Marina Alta, tras la expulsión de los moriscos en el siglo XVII, Xaló fue repoblado con gentes venidas de las Islas Baleares, cuya huella cultural se puede rastrear en la lengua y la gastronomía, entre otros.

Esta zona es muy apreciada por los residentes extranjeros y por los turistas de fin de semana. Tres son sus atractivos más importantes: por un lado el Rastro que se celebra todos los sábados; el Mercat de la Terra; y las Bodegas Xaló, donde se puede comprar vino y mistela elaborados en la misma Vall de Pop y realizar catas.

Cerca de su núcleo urbano se puede visitar la Bassa Sopena o dels Arcs, un interesante conjunto en piedra que se levanta como el esqueleto de un antiguo aljibe; y la Ermita de Santo Domingo y la Iglesia de Santa María.

De la gastronomía de Xaló destaca fundamentalmente el vino y la mistela. Son su principal seña de identidad, así como un elemento que determina su característico y atractivo paisaje rural. También son muy recomendables las recetas tradicionales: el embutido, “minxos”, “borreta de melva”, puchero con pelotas, “arròs amb caragols i naps” el “mullador amb bull” o el cous-cous, como herencia directa de la tradición musulmana.

Las fiestas patronales se celebran en julio en honor a Santo Domingo Guzmán.

XALO