SERRA FORADADA

Llenad las cantimploras de agua bien fresquita y cargad la batería de la cámara porque toca visitar una de las zonas  más especiales de la Marina Alta: La Vall de Gallinera. Benirrama, Benialí, Benissivà, Benitaia, La Carroja, Alpatró, Llombai y Benissili son las poblaciones que forman este valle del interior de la comarca, custodiado por la Serra de la Foradada. Es en esta montaña donde nos marcamos nuestro siguiente objetivo, en una ruta bastante accesible, sin demasiada dificultad y en la que podremos disfrutar de preciosas vistas.

Aunque la ruta comienza en Benitaia, hemos de dejar el coche en Benissivà, a escasos metros de nuestra punto de partida. Sorprenden las pequeñas dimensiones de Benitaia, con tan solo tres calles: carrer de Dalt, d’Enmig i de Baix. Allí está la señalización de PRV-43, que nos lleva hacia una senda al principio asfaltada y posteriormente de tierra.

La primera parada obligatoria es a pocos minutos de empezar la marcha, en el Convento de la Orden de San Francisco, del s. XVII, construido estratégicamente en ese lugar para tener vistas privilegiadas de la alineación del sol en el Forat que se celebra cada 4 de octubre, día de San Francisco de Asís.

Seguimos subiendo hasta encontrarnos con la Cova y la Font de Moragues, perfectamente señalizadas, una vez hemos dejado atrás la senda asfaltada y el paisaje de cerezos y almendros. Paisaje por cierto que se puede disfrutar más aún si se visita en primavera y otoño, cuando los árboles están en plena flor y el regalo para la vista es espectacular. Desde aquí hasta lo alto de la montaña nos espera un camino con pendiente pronunciada en zig- zag pero bastante corto y accesible, que nadie se asuste. Además, la cantidad de hierbas aromáticas y el agradable olor que desprenden nos harán más llevadera nuestra aventura. Seguimos subiendo hacia el Forat, con un tramo de senda empedrada, utilizada antaño por los vecinos para ir a Alcalà de la Jovada a trabajar con el trigo, hasta coronar la sierra. Aquí dejaremos las indicaciones de la PRV-43, que nos dirigen hacia la izquierda; nosotros continuaremos hacia la derecha, con el Forat esperándonos enfrente, y flanqueados por la Vall de Gallinera y la Vall d’Alcalá a los lados. Camino llano hasta nuestro destino, donde por fin toca dejar la mochila y celebrar la majestuosidad de esta belleza natural inmortalizando el momento.

No podemos pasar por alto las increíbles vistas que se nos ofrecen a nuestro alrededor: por un lado, los pueblos de la Vall de Gallinera, y por otro la panorámica de La Serra de L’Almirall y Benicadell.

Antes de emprender la bajada hacia Benitaia, aún nos queda una sorpresa. Dejando el Forat de espaldas, hay un sendero dirección sudeste que nos lleva hasta otro punto de interés: la Cova Obrada del Moro, cerrada por un muro de piedras para aprovecharla como corral.

El descenso lo realizamos tranquilamente hasta volver a encontrarnos con las indicaciones del PR, que seguiremos hasta llegar a Benitaia, nuestro punto de partida.

Si hablamos de la Penya Foradada y la Vall de Gallinera, es necesario referirnos al gran acontecimiento que se produce una vez al año en La Gallinera: la alineación solar de la Foradada. Cada 4 de octubre, coincidiendo con la festividad de San Francisco de Asís, los rayos del sol penetran por el Forat. La mejor ubicación para contemplar este espectáculo es el antiguo monasterio de Benitaia al que nos hemos referido antes.